Mercados de Barcelona
© Redacción Book Style
Barcelona
866

Barcelona lleva años renovando sus mercados para ofrecer la mejor experiencia a ciudadanos y visitantes ávidos de conocer y probar productos mediterráneos.

Cualquier persona recién llegada a la ciudad condal sabe de sobras que debe entrar, de forma obligada, al Mercado de la Boquería. Ubicado en La Rambla e inaugurado en 1840, es el mercado más visitado de la ciudad tanto por turistas como por los propios barceloneses. Sin embargo, la masificación que se ha apoderado de este mercado en los últimos años hace muy difícil disfrutar de un extenso y relajado recorrido por su interior, así como encontrar sitio en alguno de los puestos de comida que ofrecen el producto fresco que se vende en las paradas recién cocinado. Pero existen otras opciones que permiten conocer y degustar los productos típicos de la zona en los diferentes puestos de comida.

A día de hoy, la joya de la corona la encontramos en el Mercado de Sant Antoni, renovado íntegramente en mayo 2018. Ocho años de obras sirvieron para volver a dar vida a los 53.388 metros cuadrados edificados que convierten a este icono barcelonés en el mayor mercado municipal de la ciudad. Y es que no se trata solamente de un mercado: tiene una zona de museo en la que apreciar el yacimiento romano hallado durante las obras de restauración, que incluye tramos completos de pavimento de la antigua Via Augusta, y que fue el causante de la demora en las obras. 

Construido en 1882 por Antoni Rovira i Trias, sigue siendo actualmente una obra faraónica que enamora a todo el que la ve gracias a la originalidad de su estructura. Sus paradas ofrecen todo tipo de artículos además de verdura, fruta, pescado y carne, como por ejemplo, ropa, utensilios para el hogar, etc. Pero los domingos, la oferta de libros de segunda mano, cromos y sellos para coleccionistas, así como el intercambio entre los clientes, cautivan a sus visitantes.

Otro de los mercados que más llaman la atención es el de Santa Caterina. Situado frente a la Catedral de Barcelona, es fácilmente reconocible gracias a su tejado colorido y ondulado formado por pequeñas piezas de cerámica. Un tejado que culmina la transformación del mercado que se llevó a cabo en 2005 y cuyas ondas simulan los antiguos toldos que antaño cubrían los puestos. Creado ya en el año 1845, el edificio del mercado ocupa el espacio que anteriormente acogió el convento de Santa Caterina y del cual adoptó el nombre. En la época de la postguerra española, dicho mercado se convirtió en el lugar desde el cual se repartían las provisiones para la población que vivía en los alrededores de la ciudad de Barcelona. De la época del antiguo convento neoclásico todavía se conservan tres fachadas, y los techos de madera que cubren el interior de la estructura resguardan las paradas de alimentación y los restaurantes que priman por encima de todo la calidad del producto que ofrecen.

Por su parte, el popularmente conocido como Mercado del Ninot abrió de nuevo sus puertas en mayo de 2017, una vez finalizados los trabajos de remodelación que han modificado la cubierta externa y ampliado el espacio de las paradas, incorporando incluso zonas de degustación de productos. Pese a todo, la gran remodelación conservó la antigua y característica estructura arquitectónica del mercado.

Constante remodelación
Barcelona está centrada en remodelar sus mercados para impulsar el comercio de proximidad. Hasta el momento se han modernizado 19 mercados de los 39 existentes, se han creado dos e incluso se han renovado mercados no alimenticios como el de los Encants Vells. Los arquitectos se basaron en la idea de preservar la sensación de comprar al aire libre bajo una gran cubierta ‘efecto espejo’ que cobija a los visitantes y refleja la actividad frenética de este mercado. Su gran atractivo es la subasta pública donde se subastan lotes procedentes de pisos vacíos, tiendas que han cerrado y/o restos de estocs.

Ver más

Gastronomía

El corazón del vino

Barcelona
Visitar bodegas supone descubrir en primera persona los detalles y secretos de la elaboración del vino. Cerca de Madrid y Barcelona también las...
Gastronomía

Universo chocolate. ¡Imaginación y calidad al poder!

Barcelona
Procedente de América, este manjar de dioses desembarcó en Europa en el siglo XVI. Y llegó para quedarse, convirtiéndose en un alimento con el que...
Gastronomía

El renacer del pan

Barcelona
Maltratado por las dietas, la industria y la vida moderna, resurge el pan de verdad, artesano, tradicional, ecológico o creativo. Una hornada de...